Belleza y salud plusasm

Salud a través de la meditación

asmmagazine
Escrito por asmmagazine
Ramiro Calle es el introductor del yoga en España. Director del centro Shadak, el mayor núcleo del yoga en nuestro país, y autor de más de trescientos libros, se define como aprendiz incesante, pero no le gusta que le llamen gurú. (María González Fernández)

Amante de la tradición del yoga, de los niños y defensor de los animales, se ha convertido en un guía espiritual de renombre. Algunos de sus clientes han sido Rodrigo Rato, Fernando Verdasco o Gabino Diego, entre otros millares de personas que han querido aprender de él desde que abriese su centro en Madrid en 1971.
Ramiro Calle cuenta que, cada vez más, aumenta el número de médicos en sus talleres y clases de meditación. Desde hace años se están haciendo investigaciones en numerosas universidades que evidencian hasta qué punto la práctica continuada de la meditación favorece al ser humano. La meditación para él “es un método para superar modelos de pensamiento que crean sufrimiento y ayuda a reorganizar la vida psíquica. Es un entrenamiento mental para desarrollar la mente y sacar lo mejor de ella. Todos deberíamos aprender a parar y ser, sobre todo en una sociedad tan convulsa”.


Fotografía: Sergio Enriquez-Nistal | EL MUNDO


Podemos afirmar con base científica que la meditación mejora el sistema inmunológico y reduce el dolor; aumenta las emociones positivas, disminuyendo depresión, ansiedad y estrés. Enriquece la vida social, ya que aumenta la inteligencia emocional. Mejora la función cerebral, acrecienta la atención, la memoria y mejora la capacidad de ser creativo. Pero sobre todo da paz, “la paz no se adquiere en un supermercado, sólo dentro de uno mismo”. Estos son sólo algunos de los beneficios derivados de la meditación, pero, ¿cómo empezar?

Ramiro Calle establece unas pautas:

  1. “Elegir una estancia tranquila, sentarse con la cabeza y espalda erguidas”.
    El espacio de meditación puede ser al aire libre o en un espacio cerrado, pero “el espacio que se busca es el interior y hay que distraerse lo menos posible”. Se puede hacer “sentado en una silla con el tronco erguido, o bien en el suelo sobre un cojín, pero siempre erguido”. No es necesario cerrar los ojos, sin embargo, es lo ideal para evitar distracciones al principio de la práctica de la meditación.
  2. Tratar de ignorar los pensamientos parásitos. Sabemos que hay perturbaciones pero no hay que enfatizar la atención sobre ellas.
  3. “Tomar un ejercicio de meditación y practicarlo durante unos minutos”. Esto debe hacerse en un estado de serenidad, evitando la tensión mental. Calle, explica en su libro El Arte de Meditar que hay muchas técnicas de concentración, por ejemplo, abstraerse sobre figuras geométricas simples, colores, objetos, puntos luminosos como la llama de una vela o seleccionando una zona de nuestro cuerpo y fijando la mente en esa zona, experimentándola.
  4. La toma de consciencia de la respiración es importante, hay ejercicios respiratorios y ejercicios de atención a la respiración, en estos segundos se respira con naturalidad, “somos seres respirantes y la respiración es nuestra fuente de vida, pero hay una relación muy estrecha entre la respiración y la mente”. La cuestión es dirigir la mente hacia la inhalación y la exhalación, percibir el giro entre ellas.
  5. Nos preguntamos si es realmente posible despejar la mente; Ramiro Calle afirma que “de la misma forma que hay polución ambiental, hay una más peligrosa: la mente emocional”. Hay que ser atentos, pero desapasionados, observar los pensamientos desde la distancia, dejando que desfilen ante nosotros, sin fabricar más pensamientos ni para suprimirlos.
  6. Es clave tener en cuenta la importancia de la práctica asidua. Es esencial estar motivados y ser perseverantes. “El tiempo ideal de meditación es de al menos veinte minutos, y después ir aumentándolo hasta media hora o más”, pero sobre todo, recuerda Ramiro: “vale más un gramo de práctica que toneladas de teoría”.

Sobre el autor

asmmagazine

asmmagazine

Deja un comentario