ALEJANDRA DE JAIME: “Me inspira lo trasgresor”

Es la diseñadora que está detrás de Maria Magdalena, una firma de moda joven e irreverente que debutaba a lo grande con ‘WE ARE CATTLE’ (o lo que es lo mismo, Somos ganado), una colección con una línea estética descarada, sarcástica y divertida, que toma recursos como el simbolismo, la exageración y la ironía, en un ejercicio de conciencia y autocrítica, una idea que nace tras “un proceso de desaprendizaje de clichés”. Más de un año después de su presentación en la Pasarela Samsung EGO de Mercedes-Benz Fashion Week, esta colección sigue dando mucho que hablar… ¿Lo último? El premio al Mejor Cortometraje extranjero en el Mexico Fashion Film Festival 2016.

¿Cómo surgió tu pasión por el diseño, Alejandra?

Desde pequeña me gusta la moda, acompañaba a mi madre a la boutique de su amiga y me encantaba perderme entre los trajes de Moschino y Sybilla.

¿Por qué elegiste el nombre de María Magdalena para tu firma?

Me gusta que mi marca sea representada por el antihéroe, y me parece necesario alzar a la mujer a la categoría que merece. La historia ha querido transmitir de generación en generación la imagen de María Magdalena como una figura asociada al castigo o la culpa, y extendiendo la idea de que los demás debemos ejercer un perdón cínico y egoísta. Por eso, me parece un buen nombre para una firma que intenta hacer ropa sin prejuicios.

¿Cuáles son tus referentes?

No tengo referentes concretos. Cuando diseño me gusta mirarlo todo, a veces, y otras no mirar nada. Normalmente me inspira lo transgresor, menos lo clásico. Aunque es una tontería que diga esto, mañana será distinto. No tengo normas a la hora de inspirarme. Sólo necesito que mis diseños partan de una idea que haya nacido en mi interior.

¿La moda también es poesía?

La poesía creo que está en los ojos del que crea o en los ojos de quien lo percibe. Por lo tanto, depende del punto de vista. Supongo que cualquier cosa puede ser poesía. Aunque los talleres de confección de Camboya están muy lejos de ser bellos.

¿En qué te inspiras para crear tus piezas?

En la música, casi de forma inconsciente. Después, de forma racional, le añado más elementos, cuento una historia relacionada con el momento que vivo o la idea que me desborde. También me gusta contextualizarlo en alguna época, estéticamente hablando.

¿Cómo describirías tu primera colección?

Es un grito al aire libre. Necesitaba decir de realidad lo que veía, que todos somos esclavos, y que tenemos la oportunidad de serlo un poco menos si lo decidimos.

¿Qué tal está funcionando? ¿Has cumplido tus expectativas?

Ha funcionado bastante bien, creo que he conseguido que a mucha gente le llegase el mensaje, que era prácticamente lo único que esperaba de ella. Es un proyecto más artístico que comercial. Y además, me han pasado cosas que han superado muchísimo mis expectativas.

Háblanos del manifiesto “Somos ganado”.

Es un texto en tono de broma/burla al cual no hay que hacer nada de caso. Está escrito en clave de mandato para hacer pensar. La verdad es que no tiene ningún valor. Haz lo que te dé la gana, es el mensaje verdadero.

¿Por qué es tan difícil hacerse hueco en el mundo de la moda?

Aúna muchas disciplinas. La moda es arte, técnica, visión de negocio, etc. Lo que la ha convertido en complicadísima creo que es la inmediatez. Para transmitir y desarrollar una idea que llegue y cumpla tantos requisitos se necesita tiempo. Se necesita trabajar y fluir. Y la moda de ahora no deja fluir al diseñador. No podemos pretender que un producto tenga alma artística si está tan sumamente prostituido. Así que sólo triunfan de forma estelar los que tratan la moda exclusivamente como un negocio. Quizás hay que caer en la cuenta de que el diseñador que tiene una tienda local también está en la moda. Y pertenece al sector tanto como Chanel.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.