ARCÁNGEL: “La cercanía es buena y mala porque quita todas las máscaras”

En su afán reivindicativo por el espacio del Tablao, de mayo a julio, Arcángel recorrerá diferentes espacios escénicos emblemáticos, siempre relacionados con el mundo de la cultura, con un espectáculo lleno de vida que reeditará, mediante la intimidad de momentos únicos e irrepetibles, la idiosincrasia especialísima que se dio, se da y se dará en los tablaos de nuestra geografía.

A finales de año lanzabas un disco muy personal, Tablao, ¿qué tal la acogida?

Bueno eso es siempre un poco impredecible y difícil de saber… Pero la sensación que tengo es que la gente esperaba un disco mío de esas características porque, hasta hoy, los discos que había hecho eran obviamente de flamenco, pero no tanto apoyado en su tradición, sino más bien buscando temas nuevos, explorando otros caminos. Parece que es un disco que en el sector del flamenco ha encajado bien, además al ser en directo, es un trabajo que está vivo, tiene ese punto caliente del directo. Pero eso lo tiene que decir la gente, contestarlo uno es muy complicado.

¿Cómo surgió la idea de este trabajo?

Pues mira, la idea surge precisamente porque siempre me he dado cuenta de que cuando estamos por ejemplo ensayando con los músicos, las formas son muy diferentes a cuando tienes amplificación, a cuando estás en escenarios grandes… Así empezó a rondarme la idea de que quería enfrentarme a eso, a estar con la gente, a mirarlos a los ojos, a que te vean, a que de verdad haya un encuentro con el público. En los grandes escenarios tú no ves a nadie, ves al de la primera fila y si acaso; me interesaba mucho no sólo ver que la gente aplaude, sino ver al que se levanta porque no le gusta, ver al que se duerme, al que “le mete mano a la de al lao” (risas), verlo todo. Eso de estar arriba y estar como controlando me gusta mucho.

Era inevitable que de un disco de esas características surgieran recitales en espacios reducidos…

Sí, era lo lógico, lo novedoso son los espacios elegidos. Era congruente que se hiciera una gira de conciertos íntimos, pero lo novedoso está en hacerlo en espacios elegidos por su belleza y por su historia, y sobre todo, el respetar el mismo espíritu de hacerlo sin sonido. Era un riesgo que podía querer asumir o no, y a mí en este momento me apetecía.

¿Y el tema de la acústica?

Sinceramente, no me he preocupado tanto de la acústica como de la belleza del sitio y de la cercanía con el público. Pienso que cuando la gente está en silencio y quiere escuchar, todo se escucha. No hace falta nada más. Si yo me levanto por la mañana y tú me gritas, yo te grito más fuerte; y si tú me hablas bajito, pues yo intentaré hablar más bajito… Eso es la comunicación y eres tú el que tienes que proponer el ambiente de recogimiento.

Tienes hasta ahora ocho fechas cerradas, ¿cómo está respondiendo el público?

De momento bien, la verdad. Curiosamente ya hay varios sitios que ya están completos, la venta de entradas está funcionando bastante bien. Son aforos muy reducidos, para entre 150-170 personas, y estamos intentando hacer dos pases el mismo día en las ciudades donde hay más demanda Eso se acerca aún más al tablao, y mientras más se parezca, más encantado estoy.

¿Dirías que es un recital para todo el mundo o solo para iniciados?

Pero no mi recital, el flamenco es para todo el mundo. Tenemos que quitarnos ese estigma. La música es para todo el mundo. Es para el que la oye con ganas de divertirse y con ganas de que le cuenten. Da igual que sea una ópera de Chaikovski o un cartel de la Niña de los Peines. De eso nos tenemos que encargar nosotros. Hay que poner al flamenco en el lugar que se merece. La música y el arte en general son para todo el mundo y no hay que ser un erudito en nada para que algo te guste más o menos. Eso es una mentira que muchas veces se ha difundido, yo creo que en beneficio más bien de los ignorantes que de los que saben de verdad.

¿El flamenco hay que escucharlo así, ‘en petit comité’?

Es otra opción. Está bien escucharlo ‘en petit comité’ y también en un escenario para para cinco mil personas, yo no creo que pierda autenticidad por ello. Depende de que cómo te lo den. Siempre que me preguntan eso yo respondo con otra pregunta: ¿es lo mismo que te digan ‘te quiero’ al oído o delante de miles de personas? Es diferente. Lo importante es cómo te lo digan, quién te lo diga (risas) y, sobre todo, que las cosas se hagan bien. Decir que cuanto menos gente y más íntimo, mejor, pues no lo sé, porque lo más cercano muchas veces no es lo mejor; la cercanía es buena y mala porque quita todas las máscaras. Cuando tienes a alguien muy cerca, se ven muchas verdades, y las verdades a las personas a veces no nos gustan mucho.

Pero la cercanía gusta…

Está claro que a la gente le gusta compartir más con el artista. Es lógico que en un concierto para quince mil personas sean muy pocos los que tengan la oportunidad de darle la mano o verlo de cerca, pero también es verdad que ocurren otras cosas… la magnitud de aquello, con quince mil personas gritando, también te pone los pelos de punta. Cada cosa tiene lo suyo.

¿Hay posibilidad de nuevas fechas en otras ciudades?

Si las hay, serán en otro formato. En esta gira me he centrado en Andalucía y es cierto que quiero ir a Barcelona, a Bilbao, a Valencia… pero será en otra jornada y asaltando otros lugares. Esto tiene que ser como un tablao itinerante: ahora nos vamos a los patios y mañana estamos, no sé, en los Starbucks ¿por qué no? (risas). Qué sabe nadie. Hay que tener capacidad de sorprender siempre. Si eres previsible en la vida, la gente se aburre y, lo peor, corres el peligro de aburrirte tú antes. Tendremos que seguir ideando.

GIRA

9 de mayo – Jaén (Patio del Palacio del Condestable Iranzo)

21 de mayo – Sevilla (Patio de la Fundación Cajasol)

27 mayo – Málaga (Patio Museo Picasso)

4 junio – Cádiz (Azotea de la Casa Pemán)

10 de junio – Córdoba  (Patio de la Casa de las Campanas)

5 y 6 julio – Granada (Carmen de los Mártires)

30 julio – Madrid (Teatro Real – UMFestival)

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.