Avanzando en la lucha contra el cáncer

Un artículo de Adriana Terrádez, directora de OncoDNA en España y Portugal (antes BioSequence)

 

Hace unos días la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) presentaba su estudio Las Cifras del Cáncer en España 2018, un documento que nos recuerda las altas probabilidades que todos tenemos de sufrir esta enfermedad. Según los datos que recoge, uno de cada dos hombres y casi una de cada tres mujeres tendrán cáncer a lo largo de su vida.

 

Las cifras de nuevos casos detectados crecen año tras año: en España fueron más de 215.000 los nuevos pacientes registrados en 2012, 228.000 en 2017 y, según las previsiones, 315.000 para 2035. En este crecimiento influye el ritmo de vida poco saludable que nos estamos marcando a nivel general: el elevado consumo de tabaco y alcohol, una alimentación en la que frutas y verduras tienen poco protagonismo, la contaminación, el sedentarismo…

Sin embargo, ese aumento está mucho más relacionado con dos factores que no son tan negativos. Por un lado, tenemos una esperanza de vida mayor y, en consecuencia, mayores posibilidades de padecer algún tipo de cáncer, ya que en edades avanzadas el riesgo asciende. Por otra, cada año que pasa damos un paso adelante en el campo del diagnóstico y los tumores se localizan cada vez más pronto, facilitando poco a poco la ansiada detección precoz que permite a los especialistas poner remedio antes de que sea tarde.

De hecho, en los últimos 20 años la supervivencia de los pacientes ha crecido un 20%, según cifras de la Asociación Española contra el Cáncer. El estudio de SEOM apunta que, en estos momentos, un 53% de los afectados supera la enfermedad, siendo los afectados de cáncer de recto (o Linfoma no Hodgkin) y de próstata los que mejor evolución han mostrado. Los primeros, por los avances que se han dado en su tratamiento; los segundos, por las mejoras que han aparecido en cuanto a diagnóstico precoz.

Adelantarse al problema también ha sido decisivo en el cáncer de mama, cuyas pacientes tienen un porcentaje de supervivencia cercano al 100%. Todo gracias a la accesibilidad casi universal que se tiene hoy en día a una mamografía en nuestro país (siempre dentro de los rangos de edad recomendables).

Técnicas de prevención como ésta y otras con las que contamos sirven para ganar batallas, evitando que los tumores se extiendan y ofreciendo tratamientos menos agresivos que permiten al paciente tener una mejor calidad de vida en esa fase tan delicada, desde el punto de vista físico y psicológico. 

Oncología de precisión

Aunque en líneas generales la palabra ‘cáncer’ engloba todas las variantes oncológicas que existen, lo cierto es que hay tremendas diferencias entre unos y otros. Es más, un cáncer de pulmón, por ejemplo, no tiene por qué ser igual a otro cáncer de pulmón, ni tampoco tratarse de forma similar (de hecho, se conocen más de veinte alteraciones genéticas asociadas a esta variante oncológica).

No todo depende del lugar en el que se origine el tumor, y es que también hay que conocer qué alteraciones genéticas lo desencadenan, y para conocer ese punto, el oncólogo puede ayudarse de la genómica y de determinados biomarcadores diagnósticos y predictivos. Éstos son parte de la llamada ‘medicina de precisión’ e indican qué pacientes pueden beneficiarse de un tratamiento más dirigido, ahorrando costes, molestias y efectos secundarios.

Localizar la raíz del problema es un punto a favor para el especialista y, por ende, para el paciente, porque permite poner en marcha un tratamiento mucho más eficaz y realizar un seguimiento más fiable, e incluso adelantarse a la evolución de la enfermedad. En este sentido, la medicina de precisión ha abierto puertas y está generando nuevos caminos, oportunidades y esperanzas. Técnicas de diagnóstico y seguimiento como la de la biopsia líquida y tratamientos basados en la inmunoterapia están cada vez más presentes en nuestros hospitales. No obstante, todavía queda tiempo hasta que se logre su estandarización.

Como profesionales del campo oncológico, pero también como posibles futuros pacientes, tenemos puestos nuestros ojos estos días en el Senado, donde se está debatiendo la Ponencia de Estudio sobre Genómica que marcará la estrategia nacional de medicina personalizada. Es posible que traiga cambios en el sistema mejorando el acceso a las nuevas técnicas de las que hemos hablado y, quién sabe, con un poco de suerte (y mucho trabajo) el Día Mundial contra el Cáncer de 2019 vendrá cargado de mejores porcentajes.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.