Bibliotecas singulares para viajar a través de la literatura

La lectura nos permite recorrer con la imaginación lugares inimaginables; y a veces incluso los propios libros se esconden en espacios que de por sí merecen una visita. Es el caso de muchas bibliotecas, que ya sea por su importancia histórica, arquitectura o valor cultural, se han hecho populares y se convierten en reclamo turístico en sí mismo.

Biblioteca del Trinity College, Dublín

La capital irlandesa posee probablemente una de las bibliotecas más imponentes e icónicas del planeta, tanto por su espectacularidad visual como por la historia que guarda en sus pasillos. El Trinity College ha recibido visitantes ilustres como Oscar Wilde, Samuel Beckett o Bram Stoker, y sigue hoy en día siendo uno de los puntos de interés destacados de Dublín.

La biblioteca tiene hoy en día la mayor colección de manuscritos y libros impresos de Irlanda, ya que desde desde 1801 recibe un ejemplar de todas las obras publicadas en Irlanda y Gran Bretaña, lo que asciende a casi 3 millones en total. La sala principal, conocida como “Long Room” construida entre 1712 y 1732 tiene 65 metros de largo y contiene más de 200.000 de los libros más antiguos de la biblioteca. Las infinitas estanterías inundan el ambiente con su olor a madera antigua mientras decenas de bustos de mármol de reconocidos pensadores y literatos vigilan la estancia.

Pero sin duda, la joya más famosa de la biblioteca es El Libro de Kells, probablemente el manuscrito medieval más famoso del mundo, y que contiene escritos en latín los cuatro evangelios del Nuevo Testamento. Su autoría se atribuye a los monjes de la escocesa isla de Iona que lo crearon a principios del siglo IX para difundir el mensaje de Cristo. También dentro de la biblioteca podemos encontrar expuesta en una vitrina la que se dice que es el arpa más antigua que se conserva de Irlanda, realizada en roble y sauce con cuerdas de bronce.

Biblioteca Pública de Évora

La Biblioteca Pública de Évora es un edificio imponente en la parte alta de la ciudad, y una parada imprescindible en cualquier paseo por las históricas calles de Évora. Fue inaugurada en 1666 con el objetivo de ser el Colégio de los Mozos de la Catedral (Colégio dos Moços do Coro da Sé), según una idea del Gobernador del Arzobispado Don Frei Luiz de Sousa, Obispo de Porto.

Hoy en día, la Biblioteca Pública de Évora es una de las más antiguas y ricas de Portugal. Su colección de obras es enorme e incluye 664 incunables (libros impresos en los primeros tiempos de la empresa con caracteres móviles); 6.445 libros impresos en el siglo XVI; varios documentos manuscritos, de cartografía, música impresa y 20.000 títulos de publicaciones periódicas.

Biblioteca Nacional de Malta

Situada en el centro de Valletta, la Biblioteca Nacional de Malta es uno de los grandes tesoros que guardan las islas maltesas. Un lugar de referencia e investigación que preserva la memoria del país con obras que abarcan desde la Edad Media hasta la era digital. Todos sus documentos cobran una gran importancia, no solo para entender la historia de las islas maltesas, sino también para la evaluación de la historia europea y mediterránea.

Entre sus colecciones más destacadas se encuentran el archivo de la Orden de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta que abarca casi 7.000 volúmenes y 900 años de historia (desde 1101 hasta 1798) o el poema maltés más antiguo de la historia llamado Il-Kantilena escrito por Pietru Caxaro hacia el 1458.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.