Cinco destinos costeros para encontrar el amor este verano

España se encuentra en plena época vacacional y, con ello, cientos de miles de solteros dispuestos a encontrar el amor en cualquier rincón de la geografía. Con cerca de 6.000 kilómetros de costa, nuestro país se convierte en uno de los principales focos turísticos del mundo.

Badoo promete un verano lleno de emociones y sorpresas a todos aquellos dispuestos a socializar y conocer a su media naranja durante estas semanas. Con 428 millones de usuarios en todo el planeta y 350.000 registros diarios, cada día es una nueva oportunidad para conocer gente. La app más abierta e inclusiva del mundo funciona en cualquier parte gracias a su tecnología de geolocalización, con la que los usuarios pueden ver a otros miembros de esta red social cerca de donde se encuentren. Y como el verano es una época fantástica para conocer gente e invertir tiempo en ello, Badoo sugiere las cinco playas españolas donde, con el móvil, cualquier persona puede encontrar al amor de su vida.

Conil de la Frontera

En la costa de Cádiz, a orillas del Atlántico, esta playa da acceso a uno de los pueblos pesqueros más mágicos de Andalucía. Aguas cristalinas, calas escondidas, bares tan conocidos como el Jacaranda y una deliciosa gastronomía, con el atún rojo de Almadraba como principal referente, hacen de Conil el destino ideal para viajeros de todas las edades (y para sus cuentas de Instagram). Ver el atardecer en las encantadoras Calas de Roche pondrá el toque inolvidable a cualquier cita romántica que se precie.

Mojácar

La provincia de Almería cuenta con uno de los litorales más visitados durante el verano por los amantes de la naturaleza. Los 17 kilómetros de costa de Mojácar ofrecen a los visitantes desde playas vírgenes y solitarias, como las idílicas Cala de la Granatilla y Cala de Bordenares, hasta otras más frecuentadas y dotadas de todo tipo de servicios, como es el caso de la Playa de la Venta del Bancal o la del Lance Nuevo. La mejor forma de enamorarse aquí es integrarse con la belleza del paisaje, por lo que atreverse con deportes acuáticos o realizar rutas de senderismo frente al mar o por zonas de montaña puede ser la cita ideal.

Santa Eulalia del Río

No es sorpresa encontrar una playa de Ibiza dentro de una selección de destinos veraniegos. Santa Eulalia del Río cuenta con 46 kilómetros de orilla preparados para acoger a bañistas de todas partes del mundo. Casi una veintena de playas muestran la gran oferta que espera a los visitantes: desde playas para pasear, practicar deporte y dejarse llevar por los beach clubs hasta calas para esconderse y llenar el móvil de imágenes. Una cita en Santa Eulalia puede tener como protagonistas, además de la pareja, las huellas culturales de civilizaciones como los fenicios, los púnicos, los romanos o los bizantinos; degustaciones de creaciones exquisitas como Espardenyesbullit de peix o raors; todo tipo de eventos y espectáculos y experiencias emblemáticas como un mercadillo hippy.

Sitges

Es sin duda, una de las ciudades costeras que más multiplica su población durante la época veraniega. Ubicada en la provincia de Barcelona, es bien conocida por ser uno de los destinos gay-friendly por excelencia. Es casi obligatorio pasear a lo largo de su paseo marítimo, recorrer el Parc Natural del Garraf o dejarse llevar por las famosas noches sitgetanas en la célebre calle Primero de Mayo (también conocida como calle del Pecado). La cita definitiva en Sitges debe tener como uno de sus escenarios los jardines novecentistas de Terramar, diseñados en los años 20, donde además de disfrutar de un evocador picnic, se puede asistir al Festival Jardins Terramar entre julio y agosto, con artistas como Aitana, Luis Fonsi, Melendi, Morat, Hombres G o Niña Pastori entre otros.

Baiona

No hay mejor entrada a las Rías Baixas que este precioso pueblo ubicado a escasos kilómetros de la ciudad de Vigo, con seis playas integradas en el centro urbano. Una villa marinera que se caracteriza por la tranquilidad que se respira; una propuesta estival diferente y alternativa, con sugerencias culturales como la visita a la réplica de la Carabela Pinta (Baiona fue el primer punto geográfico español en conocer el Descubrimiento de América); un paseo por su paseo marítimo, desde el que se puede contemplar la bahía o realizar compras; fotografiar espacios naturales de gran riqueza como el Monte de A Groba o las sendas fluviales del río Farga y del río Baíña, y escaparse a explorar sin parar los encantadores pueblos de las Rías Baixas. La mejor cita en Baiona está clara: un buen albariño, una buena ración de cocina local y elegir entre la interminable agenda de eventos y fiestas del pueblo y sus alrededores.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.