Claves para resucitar el deseo sexual

Es indiscutible que la sexualidad es uno de los pilares fundamentales de una relación. Dentro de esto, cada pareja tiene que determinar qué peso tienen las relaciones sexuales genitales como tal.

Para Ana Sierra, sexóloga y terapeuta de pareja, la sexualidad no solo está “en la cama o en los genitales”, sino también “en las miradas, las caricias, la atención, en los besos y en el juego erótico”. Sin embargo, es inevitable sentir que en determinadas épocas o momentos esa llama no está tan viva como siempre.

Si ponemos el foco en las causas que más afectan al deseo y a la satisfacción sexual, el estrés gana por goleada. Ya sea por temas laborales, personales, por los hijos o cualquier otro motivo.

En segundo lugar, encontraríamos la falta de autoestima y las inseguridades por el propio cuerpo. “Esto tiene mucho que ver con el tema de la edad, porque a medida que vamos avanzando con la pareja nuestro cuerpo también avanza y se producen cambios físicos”, explica Sierra, haciendo referencia a temas como la menopausia, la caída del cabello, el periodo de postparto o simplemente temas hormonales.

El uso de los teléfonos móviles estaría en el tercer puesto de este ranking, ya que, como apunta la sexóloga, “muchas veces tenemos el móvil al lado y le prestamos más atención que a la pareja, y esto afecta al deseo y a la relación en general”.

Teniendo en cuenta estos tres puntos, Ana Sierra tiene las claves para resucitar el deseo sexual. Empezando por el estrés, se soluciona “tomándote tu tiempo, por ejemplo a través del autoerotismo, no solo a nivel genital sino a nivel autocuidado”, es decir, descansar, meditar, hacer deporte o lo que cada persona considere. Aquí, ella recomienda baños con bolas efervescentes o aceites aromáticos junto con un vibrador estimulador del clítoris que se utiliza debajo del agua y funciona con impulsos de aire.

El móvil, en ese caso, podría utilizarse para dedicar tiempo a la pareja, “enviando un mensaje caliente o simplemente haciendo algún comentario que suba el autoestima y la temperatura, que la otra persona sepa que estamos pensando en ella no solo a nivel romántico, también de forma erótica”, comenta. Prueba a comprar un kit erótico con un antifaz, polvos con sabor para el cuerpo y una pluma, envíale una foto a tu pareja y que la imaginación vuele.

Además, la sexóloga y terapeuta de pareja introduce otro factor: la rutina. Y es que, cuando una pareja lleva tiempo, “no está la emoción del inicio, con las hormonas y los neurotransmisores haciendo locuras en la fase de enamoramiento”, y, añade, “disminuye la frecuencia de besos prolongados e intensos”. Contra esto, propone el “mindfull kiss, que es una forma maravillosa de activar el deseo y dedicar tiempo a los besos”. Se trata de “empezar por miradas, caricias sencillas, besos más lentos, y cuando llegues a los labios incrementar la intensidad y el intercambio”.

Aquí, a nivel juguetería erótica, recomienda meter un poco de ambiente en la relación utilizando velas con aromas sensuales de las que cuando se derrite la cera se convierte en aceite de masaje. También las brazilian balls, que son como las perlas de aceite que se utilizan para el baño pero específicas para uso vaginal, derritiéndose con el calor del cuerpo y convirtiéndose en lubricante. Las de SexyDream tienen aroma y sabor a coco y pueden utilizarse para masaje.

Por último, y casi más importante que todo lo anterior, la comunicación. Para Ana Sierra, es la base para que se active el deseo. “transmitir qué te ocurre, qué te apetece y qué te gusta te puede llevar a encontrar otras formas de sexualidad que no son las que se tenían al inicio de la relación, pero que pueden ser incluso mejores”.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.