Cosmética vegana, ‘cruelty free’, natural… ¡Me pierdo!

Vamos a aclarar conceptos

Comprar un producto básico puede convertirse en la búsqueda del Santo Grial cuando se persiguen características específicas como que sea natural, cruelty free o vegano.

Natural significa que el producto en cuestión incluye un elevado porcentaje de ingredientes no-químicos (extractos de plantas, minerales, aceites esenciales…) y un mínimo de químicos, normalmente conservantes. Pero ojo, natural no equivale a ‘ecológico’ -para ello, esos ingredientes tendrían que provenir de un cultivo que cumpla con ciertos estándares rigurosos concretos-, ni a vegano, ni a libre de crueldad animal… ¡Socorro!

Vamos a arrojar algo de luz al respecto con la ayuda de Eva Raya, co-creadora de la firma española natural, cruelty free y vegana Alice in Beautyland.

Un producto vegano no siempre es natural o cruelty free

“La cosmética vegana es aquella que no incluye componentes de origen animal, derivados o elaborados por animales en su composición, Sin embargo, un producto vegano no siempre será más natural o cruelty free si es lo que estamos buscando: como término también se aplica a componentes de origen químico o sintético tales como siliconas o derivados del petróleo”, nos explica Eva.

Brochas Kabuki P.V.P.: 20€

¿Qué significa cruelty free?

Cruelty free significa que no ha sido testado en animales. En la Unión Europea y a partir de la directiva 2003/15/CE, que entró en vigor en dos fases, la primera en 2009 y la segunda en 2013, se prohíbe testar en animales. Es decir, que desde 2013 la cosmética que encontramos a la venta dentro de la Unión Europea implica que es cruelty free de obligado cumplimiento.

Otra cosa son los productos que compremos fuera de la Unión, puesto que la legislación es distinta y se pueden dar casos de productos formulados con ingredientes veganos, pero sí testados en animales. Un caso particular es China, donde al revés que en la Unión Europea, testar en animales es obligatorio, y las marcas que venden en el gigante asiático tienen que cumplir ese requisito.

Por norma general, una persona de filosofía vegana busca cosmética vegana, natural y cruelty free, así que es importante la confianza en la marca y repasar el listado INCI de los ingredientes.

Hay organizaciones certificadoras, pero al igual que las certificadoras ecológicas, cada una tiene sus propios requisitos y no es un distintivo obligatorio.

Limpiadora Cleanse Me. P.V.P.: 37€

¡Saca la lupa! Ingredientes prohibidos en la cosmética vegana

“Quedan descartados ingredientes como la miel, cera de abejas, propóleo, polen, huevo, leche, baba de caracol, lanolina… Estos ingredientes podemos encontrarlos en toda clase de productos. En las brochas cosméticas se descarta el pelo natural. Y en los productos de cosmética decorativa, la cochinilla y sus derivados -presentes en las barras de labios- también son inadecuados”, concluye Eva.

Crema hidratante 24 horas Make My Day. P.V.P.: 59€