Dos destinos asiáticos para inaugurar como se merece la nueva temporada de viajes

La firma de viajes Bharad, reconocida por su trato exquisito y personalizado, por el asesoramiento exhaustivo y por el diseño exclusivo de cada uno de los destinos solicitados por los viajeros, nos presenta dos destinos ideales para la época invernal que se aproxima.

 

JAPÓN, TRADICIÓN Y MODERNIDAD A PARTES IGUALES

 

Japanese castle

 

 

Como destino top para estas fechas, nos decidimos por Japón. Un lugar moderno y actual, muy demandado en los últimos meses.

Hay que planificar bien un viaje a Japón. Si nos interesa lo moderno, la nueva arquitectura, la moda extravagante y los tipos más curiosos, hay que dirigir nuestra mirada a Tokio, pues es el mejor escaparate del siglo XXI. Si, por el contrario, estamos más interesados en el Japón milenario, en el de los antiguos templos y santuarios, habrá que dirigirse a las llanuras Kansai. Allí sobresale Kioto, la principal ciudad-templo del país y su mayor foco de cultura tradicional. Y es que cuando se deja atrás la vibrante Tokio y se conoce Kioto, se tiene la impresión de entrar en otra dimensión del tiempo.

 

1Matsumoto Castle, Japan_asmmgzn_asm_mgzn

 

Comenzaremos por Tokio. Si existe alguna ciudad donde convergen en armonía tecnología, cultura y belleza ésa es Tokio, una de las metrópolis con más habitantes del mundo en el que se respetan todas las creencias y conviven en un mismo espacio tecnología y tradición. Tokio está distribuido en varios distritos bien diferenciados, en cada uno destaca una subcultura. Así hay barrios muy comerciales, otros enmarcados por boutiques de diseño —como es Ginza—, y otros más culturales donde se pueden visitar todo tipo de museos, siempre atendiendo a los contrastes culturales. Una ciudad en la que se puede visitar el Templo Imperial (hay que atravesar el puente Nijubashi para llegar), un santuario como el Meiji-Jingu, el moderno barrio de Shinjuku o el Palacio de Blancanieves en su propio Disneyland. Especial atención merece el jardín Koshikawa Korakuen construido por la familia Tokugawa en 1629.

 

01Fushimi Inari Shrine - near Kyoto, Japan

 

Si nos dirigimos al sur, allí nos encontraremos con Kioto, Patrimonio de la Humanidad por su conjunto histórico desde 1994, y una de las más importantes ciudades de Japón y es que, no en vano, fue la capital del país durante más de mil años. Conserva un rico patrimonio cultural y arquitectónico que se mezcla a la perfección con los nuevos edificios que se están construyendo en la ciudad. Los templos sintoístas destacan por su color rojo intenso y porque su entrada está protegida por el arco tradicional (‘torii’) que traza la línea entre lo sagrado y lo profano. En Kioto están los jardines más bellos, el más famoso es el del Templo Ryoan-ji, un jardín seco, un ‘kare sansui’, creado con rocas diseminadas, arbustos y arena de playa con marcas que parecen olas o, quizá, las huellas de un tigre. En abril, la ciudad recibe a miles de japoneses que viajan para ver la floración de los cerezos. Mayo es el mes de las malvas. En otoño, el cambio de color de los arces estimula la meditación. La ciudad es un mandala, una figura geométrica organizada para mirar a un centro espiritual: el Palacio Imperial.

LA MAGIA DE FILIPINAS

 

Filipinas_ asmmgzn_asm_mgzn

 

Para los que tengan la oportunidad de poder perderse unos días, Filipinas, el país del sudeste asiático más desconocido, no decepcionará al visitante.

Es un país tan cercano a nosotros, a nuestro particular concepto de disfrutar y buen vivir, que cuando estás allí alcanzas a entender el peso de los cuatro siglos que Filipinas fue y habló español. Esta república está formada por más de 7.000 islas con sus respectivas playas agrupadas en tres divisiones: Luzón, Bisayas y Mindanao. La puerta de entrada para conocer el resto del país es la capital Manila (en la isla de Luzón), que además es una de las ciudades más turísticas del país. Aquí, se hacen indispensables las visitas a la ciudadela de Intramuros, el Parque Rizal, uno de los más grandes del sudeste asiático con 58 hectáreas o el Palacio Malacanang, sede del Gobierno y residencia oficial del Jefe de Estado de Filipinas. También al sur de Manila, el cráter del lago Taal es un lugar que no se puede dejar de visitar, así como los bancales de cultivo de arroz de Banaue, al norte de la isla.

 

Filipinas_asmmgzn_asm_magazine

 

Reportaje completo en el N81 ASM MAGAZINE https://asmmgz.es/