El mal uso de la propia imagen y el Ciberacoso

Continuando con el análisis que desde distintas vertientes venimos haciendo sobre el uso de la propia imagen, llegamos a un punto que desgraciadamente se está convirtiendo cada vez más en algo habitual y cotidiano: el mal uso que de nuestra imagen se pueda hacer a través de las nuevas tecnologías; y más concretamente, el que usa esa imagen como una herramienta más del acoso a una persona. Y aún más concretamente, por lo que a nosotros nos va a interesar en esta entrada de nuestro blog, en el acoso hecho por menores de edad a otros menores de edad.

 

ciber acoso

 

 

Existe ciberacoso cuando, de forma reiterada, un sujeto recibe de otros a través de soportes móviles o virtuales, agresiones (amenazas, insultos, ridiculizaciones, extorsiones, robos de contraseñas, suplantaciones de identidad, vacío social, …) con mensajes de texto o voz, imágenes fijas o grabadas, etc., con la finalidad de socavar su autoestima y dignidad personal y dañar su estatus social, provocándole victimización psicológica, estrés emocional y rechazo social (definición sacada de la Guía práctica sobre el ciberbullying, adaptada por Jorge Flores y Manu Casal, de Pantallas Amigas).

Detallando un poco más, el ciberbullying es un tipo concreto de ciberacoso aplicado en un contexto en el que únicamente están implicados menores. De este fenómeno se pueden obtener múltiples definiciones, pero en general, se puede determinar como una conducta “de acoso entre iguales en el entorno TIC, e incluye actuaciones de chantaje, vejaciones e insultos de niños a otros niños”. En una definición más exhaustiva, se puede decir que “el ciberbullying supone el uso y difusión de información lesiva o difamatoria en formato electrónico a través de los medios de comunicación como el correo electrónico, la mensajería instantánea, las redes sociales, la mensajería de texto a través de dispositivos móviles o la publicación de vídeos o fotografías en plataformas electrónicas de difusión de contenidos” (Guía de actuación contra el ciberacoso del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación).

 

 

cyber-buying-2

 

 

De todas formas, según indica el gerente del Observatorio de la Seguridad de la Información de INTECO, Pablo Pérez, “en general, se trata de conductas que no tienen su origen en las TIC en un sentido estricto, sino en situaciones y actitudes humanas preexistentes, que han encontrado en Internet un canal rápido de difusión.”

Pero ¿cuándo podemos decir que estamos en presencia de ese ciberacoso?

La Guía legal sobre el ciberbullying editada por el Observatorio de la Seguridad de la Información de INTECO, indica cuáles son las características del ciberbullying:

– “Que la situación de acoso se dilate en el tiempo: excluyendo las acciones puntuales.

– Que la situación de acoso no cuente con elementos de índole sexual. En este caso ya se consideraría grooming.

– Que víctimas y acosadores sean de edades similares.

– Que el medio utilizado para llevar a cabo el acoso sea tecnológico: Internet y cualquiera de los servicios asociados a ésta: telefonía móvil, redes sociales, plataformas de difusión de contenidos”.

Pero ¿cómo detectarlo? ¿y qué hacer cuando nos encontramos en semejante situación? Abordaremos estas cuestiones en próximas entradas de nuestro blog.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.