Dra. Ana Martínez Padilla: “La belleza de las cosas no está en las cosas en sí, sino en el estado del alma de cada uno”

Entrevistamos a la Directora Médica de Aurea Clinic, Cirujana Plástica, Madre y Artista

Doctora, ¿Cuál crees que es la clave de la belleza?
En la base de la pirámide de la belleza, sin duda, está la felicidad. Cada vez veo más claro que el trabajo, un entorno en el que todos pasamos un mínimo de 8 horas al día, juega un papel importantísimo en la vida de cualquier persona, como eje incluso de la felicidad. Cuando decidí dedicarme a la medicina, siempre pensé en hacer la especialidad de internista, por el gusto por la medicina. Pero fui dándome cuenta de que en España, el país en el que yo quería desempeñar mi actividad profesional, todo no versa sobre la vida y la muerte, sino que va mucho más allá. Entonces emprendí mi formación específica en la cirugía plástica, no solo para salvar vidas, sino para también mejorarlas infinitamente.
No ha sido fácil montar mi propia clínica y desarrollarla en el sector de la sanidad privada, donde todavía la mayoría de profesionales respetados (desde el principio) son hombres.
Me hace muy feliz hacer lo que me apasiona, y eso se nota externamente, hasta en la luminosidad del rostro.

Aún existen muchos prejuicios sobre la cirugía plástica y hay muchos sectores completamente en contra de este tipo de procedimientos que al final suponen un riesgo para la salud, por el mero hecho de entrar en un quirófano por cuestiones estéticas… ¿Nos puedes explicar a qué se refiere con lo de “mejorar la vida de las personas”? ¿Estamos haciendo bien en depender tanto del físico para relacionarnos con los demás?
Mira, tanto si decides asimilar el paso de los años con la cara lavada, como si te apetece pasar por quirófano para recuperar la figura o eliminar las arrugas, no dejes que nadie te juzgue, ni siquiera tú misma. Es un grave error pensar que la gente arriesga la vida para estar más guapa, ya te digo yo que esto no es así. En primer lugar, porque la mayoría de la gente que se realiza una intervención necesita quitarse una losa: complejos, disfunciones, etc. Te quiero decir, el 90% de los pacientes tienen miedo antes de acudir a la consulta, y el 100% tiene miedo después de que yo les enumere los riesgos potenciales. Pero al valorarlos en comparación a los beneficios potenciales, el resultado sale a favor del bienestar que les va a suponer el cambio que desean. Además, de que aquellos que lo ven tan descabellado, no tienen en cuenta que en cirugía estética trabajamos con pacientes sanos, y que los peligros en estas operaciones han descendido muchísimo. Por supuesto, el físico no puede serlo todo. Y cuando alguien valora el físico por encima de todo, no es buen candidato a ninguna cirugía plástica, y hay que saber decir que NO. Pero hay que verlo en el término medio, porque aunque no lo es todo, afortunadamente nuestro aspecto nos permite relacionarnos mejor con los demás y con nosotros mismos. Es un lenguaje potentísimo que ahora estamos aprendiendo a hablar.

Pero sabes que muchos de los deseos estéticos que nos han surgido son consecuencia directa de cánones de belleza surrealistas, impuestos por los medios de comunicación.
Ahí me estás hablando de sentido común, y el sentido común es importante para someterse a una operación de cirugía plástica y para todo. Y, por desgracia, a veces escasea. Los profesionales que nos dedicamos a esto tenemos que hacer de filtro, y poner a la gente los pies en la tierra; es nuestra obligación saber reconocer y valorar la belleza, no en base a ninguna foto colmada de photoshop, sino a las posibilidades de armonía que tiene la anatomía de cada persona.
¿Medidas imposibles? No, gracias. ¿Excusas de tiempo? Pues tampoco. La imagen que tenemos de nosotros mismos y proyectamos nos crea una corriente de energía positiva que influye positivamente en la salud mental, física y social. Sé cómo quieras ser, construye tu canon de belleza en función a tus valores de la vida en general.

¿Es la cirugía plástica una cuestión solo de mujeres?
No es una cuestión de género, porque el deseo de mejorar puede surgir en cualquier persona: hombre o mujer. De hecho, un gran porcentaje de mis pacientes son hombres. Afortunadamente, igual que hay liberación femenina, también se ha dado una liberación masculina. Los hombres ya pueden cuidarse sin ser señalados por ello. Se les permite la licencia de cuidarse para ser felices y sentirse mejor.

La cirugía plástica se encuentra en un momento de gran expansión, entre otras cosas, porque cada vez en más accesible económicamente. Vemos ofertas low cost que nos hacen dudar de la seguridad y los resultados ¿Cómo podemos saber que estamos en manos de un profesional cualificado?
Todas las clínicas privadas (que concentramos la gran mayoría de actividad en cirugía plástica estética) somos clínicas, pero también somos empresas. Y como tales, tenemos que competir en un mercado como cualquier otro: con oferta y demanda. Es cierto que ningún profesional cualificado trabajaría por debajo de ciertos precios, y es lo que a veces te planteas cuando ves, por ejemplo, una oferta en cirugía mamaria que se anuncia al mismo precio con todo incluido de lo que nosotros sabemos que cuesta pagar solamente unas prótesis de buena calidad y las instalaciones necesarias. Entonces, yo no juzgaría a nadie por hacer esta o aquella oferta dentro de unos límites razonables, pero sí que animo a todos los pacientes a que hagan cuantas comprobaciones sean necesarias para saber que están en manos de un cirujano plástico titulado, así como la marca y material de las prótesis, las garantías y posibilidades del lugar en que se va a realizar la cirugía, quién será el anestesiólogo, etc. La Organización Médica Colegial en España tiene registrada la especialidad de todos sus colegiados en consulta pública.

#DescubreTuMejorYo

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.