Richy Castellanos, una carrera de 25 años con un millón de amigos

A caballo entre Madrid y Marbella -que, por su clima, sus paisajes, su ambiente y sobre todo su tranquilidad, para él es lo más- vive “un tal Richy Castellanos que empezó de la nada y que quería ser futbolista, aunque se retiró pronto como Julio Iglesias y Antonio Banderas” que se lesionaron como él. “Aunque a Antonio Banderas y a Julio los conozcan en Hollywood y a mí en mi casa”, bromea Richy al principio de nuestra entrevista. Como buen virgo, es una persona tenaz, discreta y trabajadora que acaba de cumplir 25 años en el sector de los eventos y las relaciones públicas en España. Una carrera en la que ha organizado más de 4.500 eventos rodeado de famosos y glamour, convirtiéndose en el relaciones públicas más mediático y solicitado del país.

25 años de profesión dan para mucho, tanto como para organizar unos 4.500 eventos… ¿Qué balance haces de todo este tiempo, Richy?
Es un balance bastante grandioso por las amistades que he conseguido reunir en mi corazón y sobre todo por conseguir ser una persona seria en mi trabajo y dar siempre el do de pecho al 100% o más. Me gusta cuidar a la gente, llevarla por buen camino, asesorarla, y en todos los eventos me gusta llegar el primero e irme el último. Los eventos que hago tienen que ser siempre compatibles con la marca que me contrata para que los famosos invitados se sientan seguros de que es un evento de calidad con nombre y apellido. En estos 25 años he conseguido hacer un trabajo muy difícil, hay que tener paciencia de chino y las cosas muy claras para que los artistas confíen en ti. Estoy orgulloso de ir por el camino recto.

¿Cuál es el evento más divertido en el que has participado?
Todos son divertidos porque todos son diferentes, tienen glamour y celebrities con nombre y apellido. Siempre aprendo, conozco gente nueva y sobre todo pienso que en el siguiente evento lo voy a hacer mucho mejor.

A veces al mundo de las fiestas y ‘celebs’ se les presupone un punto de frivolidad…
Yo tengo mi personalidad, mi labia, mis conocimientos, mi saber estar y siempre he dicho que las personas son transparentes y yo soy transparente. Si los dos somos transparentes, hablamos el mismo idioma. No me gusta que nadie me utilice, prefiero perder ganando que ganar perdiendo. En esta vida todo el mundo puede tener millones de euros, pero tu piel no tiene precio. Cuando haces un evento, sabes a lo que vas. No me gusta la frivolidad ni tampoco las personas bipolares de doble cara, me gusta la gente, como dice Camarón, como “el agua limpia y clara, como la lluvia del campo, como el sol de la mañana”. Cuando veo a alguien que quiere ningunearme, no estoy por la labor.

 ¿Y qué pasa cuando el otro no es tan transparente como tú?
No es que yo sea el rey de la intuición, pero cuando trabajo con alguien me gusta mirarlo a los ojos, y seguir mi intuición ‘de calle’. Mis padres me enseñaron el ‘por aquí sí y por aquí no’, el ‘ten cuidado aquí y allí’. Tengo la intuición del animal cuando lo sueltas en la selva y se tiene que defender de los grandes carnívoros que quieren comérselo; entonces hay que desmarcarse como Butragueño para que no te devoren. Tengo una experiencia bastante asentada y no me equivoco casi nunca.

¿Has hecho amigos de profesión?
Sí, hay amigos y enemigos. A los enemigos evidentemente no quieres tenerlos en tu agenda, pero tienes que encontrar la manera de torearlos, como como Pablo Aguado, Morante de la Puebla, Talavante o Manzanares; tienes que sonreírles o darle la mano cuando pasan por tu lado, es una cuestión de educación. Amigos tengo muchos. Me llevo bien con mucha gente del mundo del espectáculo, como Julio Iglesias, Alejandro Sanz, Diego Armando Maradona, Vicente Amigo, Tomatito, Gabino Diego, José Mota, Santiago Segura, Manel Fuentes, Emma Suárez, Natalia Verbeke… te podría decir mucha gente con la que mantengo amistad. Creo que soy buena persona, serio y generoso. Me gusta ayudar a la gente en la medida de mis posibilidades.

¿Dirías que la discreción es un arte?
Pues sí, yo siempre he dicho que en la vida todos tenemos palique, cada uno a su manera, y a veces decimos lo que nos sale, pero si te precipitas, metes la pata (y la cabeza donde no te llaman). La discreción es súper importante porque como decía Roberto Carlos el cantante: tener un millón de amigos es mucho más importante que tener un millón de euros y perder a un amigo.

El cine es una de tus pasiones. Has aparecido en todas las pelis de ‘Torrente’ y en ‘Padre no hay más que uno’, la comedia que ha arrasado este verano. ¿Cómo es trabajar con Santiago Segura?
Santiago Segura es un genio, es una persona muy perfeccionista, muy trabajador y muy inteligente. Es un orgullo trabajar con él. Somos amigos y soy muy fan suyo, todo lo que hace es éxito asegurado.

FOTOGRAFÍA FRANCIS MAGÁN

Además, estás preparando una peli documental sobre tu trayectoria. ¿Cómo va el proyecto? Va como la paciencia del chino porque ni soy productor, ni soy director, ni soy actor. Estoy en negociaciones con una productora muy importante para hacer una comedia, pero no quiero que la gente piense que va a ser casposa o friki. Saldrán artistas de todas las calañas como digo yo, toreros, futbolistas, actores, cantantes o presentadores con los que he trabajado durante estos 25 años. El actor principal que hará de mí y el director lo estamos pensando. Creo que el año que viene por estas fechas empezaremos a rodar.

¿Qué actores te inspiran?
Hay actores muy buenos en el mundo entero y por supuesto en España. Me gustan los actores de siempre como Marlon Brando, Alain Delon, Paul Newman, Al Pacino o Sean Penn; también Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Javier Bardem, Penélope Cruz y Antonio Banderas, gracias a estos últimos nuestro cine se conoce en todo el mundo. Otros siguen su línea, como Emma Suárez, Natalia Verbeke, Elena Anaya, Javi Gutiérrez, Raúl Arévalo, Juan José Ballesta El bola, Óscar Jaenada… ¡Esto podría ser un pergamino, podríamos estar aquí hasta mañana!

También lanzaste el libro ‘El hombre que susurraba a los famosos’ (Editorial Planeta), ¿cómo fue la experiencia?
Muy buena. Un día me llamó un alto cargo de Planeta para proponerme que escribiera, no una biografía porque no soy Paco Umbral, pero sí un relato divertido, dicharachero y con guiños humorísticos sobre 300 personajes, desde Maryl Streep, Jean-Claude Van Damme, Bruce Springsteen, Alicia Keys, Joaquín Cortés, Paco de Lucía, Alejandro Sanz, Maradona, David Beckham, el Papa, los reyes, Felipe González, José María Aznar y así hasta 300. Entonces le dije que yo sabía hablar un poquito pero que no tenía ni idea de escribir y que prefería que me lo escribiera mi amigo Eloy Arenas. Con Santiago Segura y José Mota nos reunimos para elegir el título, aunque al final fue mi hermana quien nos dio la idea. Estuve casi 2 años recopilando fotos en cajones para recordar momentos y anécdotas. A raíz del libro fue cuando me contactó el productor para hacer la película y ya tengo un contrato para hacer la segunda parte del libro.

Eres un hombre 0,0 que aboga por una vida sana, ¿practicas algún deporte?
Practico fútbol porque siento en mi corazón y en mi alma mucha nostalgia por haberme lesionado. Cuando veo algo redondo, como una naranja, siempre le pego. La técnica nunca se olvida. También voy a correr de Marbella a Puerto Banús todos los días, voy a entrenar al gimnasio Plaza del Mar Centro Wellness… Todo esto me sirve para mi profesión, para que en un estreno el traje me quede como a los toreros (risas). Bromas aparte, lo hago para sentirme sano y feliz conmigo mismo.

¿El mejor evento de tu vida aún está por celebrarse?
Siempre. Y estar allí como la lámpara maravillosa para hacer magia. Es el momento deslumbrante que creo que me va a llegar.

¿Te has planteado hacer una pausa alguna vez o piensas seguir el ritmo mientras el cuerpo aguante?
No no no. Yo la pausa la tengo solo en el mando de la tele en casa (risas). Soy una persona muy activa, estoy todo el día bregando, pensando… me gusta trabajar y trabajar. Hay una frase muy buena que dice ‘¿qué es lo que más te gusta? Trabajar. ¿Y qué es lo que menos te gusta? Trabajar’. Cuando trabajas no quieres trabajar y cuando no trabajas quieres trabajar. Lo mejor de todo en la vida es tener salud, tener amigos y trabajar

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.