FLOS ¬ Dos proyectos de iluminación únicos en Sevilla

 RESTAURANTE LOS PALILLOS

Realizar una fusión entre las gastronomías japonesa y andaluza, mezclando ingredientes y técnicas de ambas culturas; ese es el objetivo con el que abrió Los Palillos, un restaurante ubicado en la planta baja de una casa del siglo XVII, en la sevillana Plaza de la Pescadería. Una filosofía que se transmite a todos los aspectos del diseño, desde el mismo nombre del local –que se puede referir tanto a los kanji japoneses como al nombre popular que reciben las castañuelas en Sevilla- hasta los materiales escogidos para la reforma, los motivos gráficos o la iluminación.

_R531807

A nivel formal, el restaurante reinterpreta ciertos aspectos que comparten las tabernas clásicas de Japón y Sevilla. De este modo, una barra alargada recorre longitudinalmente el espacio y se va transformando en mesa, mostrador de productos y zona de trabajo a la vista, mediante giros geométricos y cambios de altura. Un volumen complejo, que se forra con listones de madera de pino cepillados, en una evocación de ese amor por los materiales sencillos y apenas manipulados que manejan los artesanos orientales, pero que también utiliza las tradicionales persianas de listones andaluzas, pintadas con colores atípicos, en su parte superior; una solución que ayuda a desmaterializar el espacio, al tiempo que incide en el diálogo entre culturas.

_R531814

Siguiendo con esta dinámica, la madera de pino se utiliza para revestir zócalos y puertas y para elaborar muchas de las piezas de mobiliario, ayudando así a construir una cierta atmósfera japonesa, que de nuevo contrasta con los elementos que se conservan de la edificación original: el forjado a la catalana con entrevigado de madera, el pilar de mármol original, la puerta de madera maciza con remaches metálicos que se ha restaurado o los gruesos muros de mampostería, que se realzan y subrayan. La iluminación, por último, se utiliza para construir un ambiente en penumbra y en el que se potencian las sombras; una solución que hubiera gustado por igual a Junichiro Tanizaki y a Chaves Nogales.

 _XT12381

La iluminación de este local se realizó con la familia LightLight de FLOS. Un Sistema de carril modular a muy baja tensión y de dimensiones especialmente compactas para instalaciones a pared, techo y suspensión. Diferentes aplicaciones lo hacen adecuado para la iluminación en diversas áreas: de trabajo, residencial, exposiciones.

Un sistema simple permite una rápida conexión a la red eléctrica. Los aparatos pueden montarse en cualquier posición del carril y moverlos o desmontarlos sin ayuda de utensilios especiales.

 

 

RESTAURANTE SAL GORDA

El restaurante Sal Gorda ocupa una casa del siglo XIX en la calle Alcaicería, una callejuela estrecha, recuerdo del trazado que seguía el barrio de la Judería en Sevilla. La casa, de planta muy reducida (poco más de cuarenta metros cuadrados) y cuatro plantas de altura, se había utilizado durante muchos años como tienda de zapatos, de ahí los generosos escaparates que posee en planta baja. Una solución de fachada que decidió conservarse en la reforma, porque contribuye a introducir la calle dentro del local, ampliando virtualmente el espacio.

_R531702

El diseño del local surgió a partir de un concepto y una necesidad. El concepto se refiere a la idea de negocio que los propietarios querían desarrollar, con una cocina basada en la tradición gastronómica local, a la que se añadirían técnicas y conceptos actuales, y una carta de vinos y cervezas artesanales muy generosa. Y en cuanto a la necesidad, tiene que ver con las características físicas del edificio, que obligaban a repartir el programa entre las distintas plantas. Para resolver todas estas cuestiones se decidió situar la cocina en la segunda planta, mientras que en la planta baja se dejó un espacio multifunción, arropado por un muro de mármol y vidrio, que sirve como barra de bebidas, lugar de recepción de clientes, zona de oficio para la presentación de platos y expositor de bebidas. Esta decisión ayudó también a diferenciar los distintos espacios de comedor: en planta baja, el local funciona como un bar de tapas; la planta primera se reserva para comidas más largas y en el ático se dispone un reservado con mesa larga, en el que únicamente se sirve un menú degustación.

_R531746

En cuanto a los revestimientos, se decidió utilizar materiales tradicionales en la construcción, pero sacándolos de contexto: planchas de hierro pintadas con oxirón de forja para cerrar los cuartos húmedos, suelos de piedra, paños con alicatados de color verde oliva en las zonas de oficio y carpinterías, techos y mobiliario realizados en madera de nogal. Materiales que se desdoblan para formar volúmenes que atraviesan las distintas plantas y que van cosiendo el programa a nivel vertical, dando continuidad a todo el restaurante.

_R531718

Para la iluminación del local se decidió utilizar la familia Wan de FLOS diseñada por la prestigiosa Johana Grawunder. Una gama de proyectores de luz ambiental que consiguen un relleno luminotécnico muy uniforme y agradable sin deslumbrar, gracias a su diseño de retroiluminación.

Para las salas privadas elegimos un clásico de FLOS. La ya conocida Frisbi de Achille Castiglioni que fue diseñada en 1978.

 

 

Fotografías_ ©Flos/Angel Rosique Photography

www.flos.com

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.