Kiki Morente presenta ‘Albayzín’

La saga continúa

El más pequeño de los Morente –Kiki– acaba de presentar su primer disco, Albayzín, un trabajo que suena a Granada por los cuatro costados. Un guiño a su casa, a su barrio que “ha sido muy flamenco siempre, muy gitano”, a su infancia en el camino del monte con las zambras y sus grandes artistas…

¿Cuántas satisfacciones te está dando tu primer disco?
Bueno, la verdad es que de momento me está dando mucho que hacer, y eso es muy importante; la gente tiene buenas vibraciones con él, los amigos reconocen el trabajo y para mí ha sido una meta, estoy muy contento.

¿Cómo se está portando la crítica?
De momento no me están tirando mucho de la oreja (risas). Están siendo simpáticos y les está gustando, no nos podemos quejar… De todas maneras, hay que seguir trabajando duro y estar dispuesto a aprender de las cosas que nos digan.

En Albayzín te has rodeado de los más grandes de la guitarra…
He tenido la suerte de contar en este disco con los mejores de la guitarra flamenca. Los grandes espadas como el maestro Rafael Riqueni, Juan Carlos Romero y también he tenido la suerte de tener al tío Pepe Habichuela y al maestro Juan Habichuela que ha sido la guinda del disco. Ha sido un sueño.

¿Por qué has elegido el flamenco ortodoxo como carta de presentación?
Porque es la línea de mi casa, es lo que siento y tenía una cierta inercia, una especie de obligación de seguir un poco la saga flamenca de mi casa.

¿En un futuro más o menos próximo te gustaría explorar otros caminos más modernos quizá?
Me encantaría. Me gusta todo tipo de música y por qué no algún día después de exprimir este trabajo y otros muchos, llegue un momento en el que me pueda permitir hacer cosas nuevas.

¿Por dónde vas a pasear este nuevo trabajo?
Tenemos previstas varias presentaciones en Madrid, Barcelona, Sevilla, Granada… Estamos cerrando fechas y no me puedo adelantar, pero queremos tratar de llevarlo por todos los festivales de flamenco que podamos con muchísima ilusión.

FOTOGRAFÍA ALEX RADEMAKERS

¿Es difícil llevar el apellido Morente?
Es difícil y es bueno… Yo me quedo con lo bueno. Es una responsabilidad y un peso porque sabemos lo que hay detrás pero lo llevo con muchas ganas, con mucho apoyo, y sin perder nunca de vista de dónde vengo.

¿Te están comparando mucho con tu padre?
Lo suficiente, aunque trato de evitarlo. No creo que sea necesario.

¿Cómo ves el panorama del flamenco en España?
Lo veo bien, hay mucha gente joven y festivales muy bonitos. Siempre tengo ganas de escuchar y aprender de mis compañeros y de la situación actual.

¿Y fuera?
Pues también bien. Fuera hay un pedazo de público, una afición buenísima. Cada vez que salimos por ahí nos sorprende el calor de la gente y la afición que hay por el flamenco.

¿Cuál es la definición más bonita que has oído o leído de tu disco?
Esto de las redes sociales va muy lejos… Me han mandado mensajes muy bonitos Antonio Orozco, Pitingo, Poveda, o Arcángel, compañeros que son grandes de esto y su apoyo me ha hecho mucha ilusión. Son subidones.