Las bicicletas son para el verano

Aprovechando la época en la que nos encontramos, en plenas vacaciones estivales unos y a punto de empezarlas otros, y recurriendo al título de la película de Jaime Chávarri basada en la obra teatral homónima de Fernando Fernán-Gómez, vamos a hacer un somero repaso de la legislación que regula el uso de las bicicletas en la ciudad de Sevilla, mencionando los aspectos más básicos de la ordenanza del Ayuntamiento a este respecto.

Hay cuestiones incidentales tales como las bicicletas deben disponer de timbre y luces o reflectantes previstos en la normativa vigente que permitan su correcta visualización por los peatones y conductores; o cuestiones como que está prohibido circular con la bicicleta apoyada sólo en una rueda, o cogerse a otros vehículos para ser remolcados o circular haciendo zigzags entre vehículos o peatones.

summer-bicicle

Pero sin duda, la parte de la normativa que más interés suscita es la que se refiere a por dónde pueden circular las bicicletas.

  • Como idea general las bicicletas circularán por los carriles bici. En las vías en las que exista un carril bici es el único espacio permitido para su circulación.
  • Cuando estos no existan podrán hacerlo por la calzada, por el carril de la derecha, pudiendo hacerlo por el de la izquierda si tienen que girar en dicho sentido.
  • La velocidad máxima permitida es de 15 km/h. y respetando en todo caso la prioridad de paso de los peatones. Siempre se deberá guardar una distancia de al menos un metro en las maniobras de adelantamiento de peatones.
  • Si el carril bici está en la acera, los peatones lo podrán cruzar, pero no permanecer ni circular por el mismo. Si el carril bici ocupara toda la acera, la preferencia siempre es para el peatón.
  • En zonas peatonales y en aceras de más de cinco metros y no exista carril bici señalizado las bicicletas podrán circular siempre que no exista aglomeración de viandantes y mantengan una velocidad moderada y adecuada a la densidad peatonal, respetando siempre la prioridad de los peatones, llegando a detener la bicicleta cuando fuera necesario, incluso descendiendo de la bicicleta

 

Obviamente, la circulación en bicicleta por las vías urbanas respetará la señalización general y la normativa sobre tráfico, así como aquella otra que se pueda establecer al efecto por las autoridades municipales.

 

Habría que mencionar otras cuestiones menores como el del estacionamiento de las bicicletas, que han de hacerlo preferentemente en los lugares habilitados al efecto. Sólo en el supuesto de no existir tales estacionamientos en un radio de 50 metros o se encontraran todas sus plazas ocupadas, las bicicletas podrán ser amarradas a elementos de mobiliario urbano siempre que no obstaculicen el tránsito peatonal ni la circulación de vehículos.

Aunque, como casi siempre en esta vida, la mejor norma es la buena educación que los distintos usuarios de la vía pública deben observar en todo momento. No hay nada mejor que un poco de sentido común y respeto por los demás.

Carril-Bici-2

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.