Ser madres y empresarias de éxito

Carmen Halffter y María Victoria Rodríguez, diseñadoras de moda

La participación equilibrada entre mujeres y hombres en la vida familiar y en el mercado de trabajo es, aún hoy, una tarea pendiente en España. La mujer sigue soportando la sobrecarga de roles familiares, como el cuidado de los hijos y las responsabilidades domésticas, incluso en los casos en los que ellas trabajan a jornada completa y comparten hogar con la pareja.

La falta de racionalización horaria, que sitúa a los españoles entre los europeos que más horas trabajan al año, la cultura del ‘presentismo’ o la inexistencia de incentivos para facilitar la conciliación en las pequeñas y medianas empresas, entre otros factores, hacen de este tema una de las tareas pendientes en nuestra sociedad.

El emprendimiento ha sido la opción por la que se han decantado muchas mujeres para compatibilizar su desarrollo profesional con la vida en familia. De hecho, la posibilidad de poder organizar las funciones y horarios han hecho del trabajo por cuenta propia la vía por la que se inclinan cada vez más madres y empresarias, pero ¿es realmente ésta la solución al problema? Dos emprendedoras: María Victoria Rodríguez y Carmen Halffter comparten su experiencia.

Carmen Halffter: “La vida son elecciones y siempre hay renuncias”

Hace más de quince años, la diseñadora Carmen Halffter abría su propio taller de costura a medida y es precisamente la autonomía de su trabajo la que le permitía, años más tarde, afrontar la maternidad en solitario, un hecho que ha reforzado su forma de ver y de entender la vida. El nacimiento de su hijo Sergio obligó a la modista a reestructurar las bases de su empresa para compatibilizar la crianza de su bebé con las necesidades del negocio.

Carmen, ¿has conseguido conciliar trabajo y familia?
Ahora sí, por fin, después de mucho tiempo. Soy madre soltera y para mí era muy importante poder dedicarle a mi hijo el máximo tiempo posible, pero a la vez tengo mi negocio con lo cual también tengo que dedicarle el máximo tiempo posible (sonríe). Después de probar diferentes fórmulas, decidí buscar un lugar en el que pudiera trabajar y vivir para optimizar tiempo. Así que dejé el taller de Ruiz de Alarcón y me mudé a una casa en Pozuelo que era perfecta porque tengo dos platas para vivir y dos para trabajar. Al principio me daba un poco de reparo, pero está muy bien comunicado y a mis clientas les gusta venir a mi casa porque se sienten mucho más acogidas. Es cierto que ahora trabajo el doble, pero llego a todo. Durante las horas que trabajo rindo al 100% y no tengo tiempos muertos.

¿Emprender es una alternativa para compatibilizar el desarrollo profesional con la vida familiar?
Yo creo que sí porque tal y como está planteado el sistema, cumplir un horario de trabajo es incompatible con estar presente en la vida de tus hijos. Depende del tipo de trabajo que tengas, pero por mi entorno y mis amigas, veo que hay que hacer maravillas para poder llegar…

Pero un negocio propio requiere mucho tiempo y esfuerzo.
Es verdad, pero si tu profesión te permite organizarte más o menos como quieras, es más sencillo. Como conozco el problema, las personas que trabajan conmigo tienen un horario flexible, abierto, y es así porque hay unos compromisos. Esto normalmente las empresas grandes no lo permiten, y por supuesto, hay ciertas profesiones en las que no es posible.
En mi caso, he preferido arriesgar, dedicarme a lo que más me gusta y poder disponer de mi tiempo como quiera, aunque eso no quita que muchas veces haya que hacer sacrificios y elegir. También creo que a veces es una cuestión de actitud.

¿Has tenido que renunciar a cosas importantes?
La vida son elecciones y siempre hay renuncias. Tienes que elegir muchas veces y debes intentar priorizar. Pero no lo veo como algo negativo.

¿Qué hace falta en España para que las mujeres puedan tener una carrera profesional de éxito y disfrutar de su familia?
Tendría que cambiar la forma de trabajar en las empresas. Los horarios son absurdos, se pierde muchísimo tiempo… Hay muchos países en los que si rindes al 100%, puedes estar en tu casa a tiempo para recoger a tus hijos. Creo que es un problema de cómo estamos organizados en España.

María Victoria Rodríguez: “Mi trabajo me exige mucha dedicación y no tengo horario”

El caso de María Victoria es diametralmente opuesto. Consciente de las exigencias y necesidades que requiere el arranque de un proyecto empresarial, pospuso el lanzamiento de su firma de bisutería Premium, Kolokoline, para no hacerla coincidir con los años de juventud de sus hijos.
Atenuadas las cargas familiares y una vez que sus hijos llegan a la edad adulta, Vicky decide reinventarse y abandonar su cargo como asesor jurídico para dedicar todos sus esfuerzos a su marca de accesorios.

¿En qué momento de tu vida decides lanzar tu firma?
Yo soy abogado y he dedicado toda mi vida a trabajar como asesor jurídico. Con este negocio empecé de una manera un poco casual, haciendo cositas con mi hija en la piscina. Poco a poco se ha convertido en lo que es hoy (una firma de joyería que vende en todo el mundo). Hace dos años expuse con la marca KOLOKOLINE en Bisutex y me di cuenta de que ya no podía continuar con las dos cosas al mismo tiempo, así que decidí lanzarme y en septiembre de 2015 dejé mi trabajo como abogado para dedicarme en exclusiva a mi firma. Actualmente expongo en muchas ferias   internacionales como Nueva York y Miami, tengo representación en Chile, Puerto Rico y México, tengo muchos puntos de venta en Costa Rica y Panamá, y en junio expondré en Las Vegas.

¿Esto hubiera sido posible mientras tus hijos eran pequeños?
No. Mis hijos tienen ahora 22 y 19 años, antes hubiera sido imposible porque mi trabajo me exige mucha dedicación y no tengo horario, antes terminaba de trabajar a las seis y ahora salgo del taller a las diez de la noche muchos días, no paro de viajar y con niños pequeños es una labor complicada porque hay que estar encima de ellos, y ahora realmente no tengo tiempo para nada.

No obstante, durante su infancia trabajabas como asesora jurídica. ¿Podías entonces compaginar bien tu vida familiar y laboral?
Sí porque tenía un horario estricto y rara vez me tenía que quedar más tiempo, y aparte renuncié a una pequeña labor de representación por estar un poco más en casa. Ahora en mi negocio no existen horarios, cuando hay un pedido urgente para Estados Unidos hay que servirlo, y viajo mucho al extranjero porque el éxito de esta empresa está en comprar piezas fuera de España para evitar las copias.

¿Qué cambios crees que deben producirse en nuestro país para que la conciliación sea una realidad?
Es cierto que yo siempre he podido trabajar cuando mis niños han sido pequeños, he tenido ayuda en casa, pero creo que el cambio que realmente tiene que producirse es, primero, que la gente esté contenta con lo que hace porque si estás contento, te compensa todo, y que haya unos horarios de trabajo estrictos. Que los jefes no lleguen de comidas a las cinco de la tarde y quieran despachar contigo a las seis y media porque esa es la hora a la que te tienes que ir… Soy muy partidaria de la jornada continuada para que se pueda salir antes. Durante muchos años he tenido un jefe que se iba a comer, llegaba a las seis y media de la tarde y se quería poner a trabajar, cuando yo no me había ido a comer y llevaba todo el día trabajando. Hay una desigualdad entre el hombre y la mujer; la mujer quiere irse a casa antes que el hombre, a él no suele importarle quedarse en la oficina hasta las nueve de la noche. Y como mujeres y hombres trabajamos juntos, eso crea una distorsión.

¿Hasta que eso no cambie no habrá igualdad de géneros?
Claro. Siempre hay excepciones, yo no soy ejemplo de nada, y hay hombres estupendos, colaboradores, profesionales, hombres que tienen un trabajo importante y están muy comprometidos, pero en general, la mujer es la que soporta el peso, por no decir la responsabilidad, del día a día de la casa y de los niños. Mientras eso no se comparta, es complicado que tengan las mismas jornadas, los mismos salarios…

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.