Medidas a tomar por los padres ante el acoso escolar

Siguiendo lo analizado en nuestra anterior entrada del blog, pasaremos ahora a analizar cómo deben actuar los padres cuando descubren que sus hijos sufren acoso escolar y qué pasos son los de que deben dar para tratar de solucionar este grave problema.

Por supuesto, el primer paso debe ser informar a los profesores del centro. Sería aconsejable que se informe al centro por escrito de manera que quede constancia de que han tenido conocimiento de los hechos ocurridos, sin que esta comunicación escrita sea un obstáculo para mantener cuantas reuniones sean necesarias con el tutor del niño y con el director del centro.

Sin-título-1

El  centro debe ser garante de la seguridad de los menores que se encuentran en el mismo.

¿Qué respuesta debe darse por el centro una vez que han tenido conocimiento de esta denuncia de un caso de acoso escolar? Pues en primer lugar debe primar el derecho de la víctima a ser protegida y los centros educativos tienen la obligación de garantizar ese derecho. Deben escuchar las quejas de los alumnos sin que deba sorprenderles que las versiones de las distintas partes difieran ya que no es de esperar que los acosadores confiesen sus fechorías. Tampoco se debe permitir que se nos confunda con justificaciones de las conductas de violencia. La violencia nunca está justificada.

Deberán por tanto sancionarse esas conductas. Las sanciones deben transmitir el claro mensaje de que la violencia tiene un precio, lo que desincentivará el uso de esas conductas por parte de ese alumno o de otros.

La reincidencia en conductas de acoso escolar deberá ir seguida de la reincidencia de las sanciones, con el debido incremento de la magnitud de la sanción. La medida final sería la expulsión permanente del alumno agresor. Esta puede parecer una medida drástica pero en muchos casos será la única forma efectiva de garantizar la integridad de la víctima.

000181630W

Pero en casos extremos en que el problema persista y el centro no tome medidas efectivas puede llegar a ser necesarias otras medidas como dejar de llevar al niño a clase, cambiarlo de colegio y/o interponer una demanda contra el centro. Y por supuesto, interponer la correspondiente denuncia ante la autoridad competente.

Debe tenerse en cuenta que el acoso escolar mina poco a poco la resistencia psicológica de las víctimas y con el tiempo puede dar lugar a síntomas depresivos, trastorno de estrés postraumático, molestias somáticas, disminución de la autoestima y otros problemas. El daño psicológico puede afectar de manera significativa sobre el nivel de rendimiento escolar.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.