Nos rendimos a la pasta

Te encanta su sabor, sus posibilidades y la comerías a diario. Como adoras la pasta, vamos a contarte 5 curiosidades, que seguro que no sabes sobre ella, para que seas un auténtico experto.

1. La razón de la forma en la pasta

Sabemos que la pasta puede ser de varios colores y presentar múltiples formas. Sin embargo, algunos pensarán que esto es por hacerla más original, pero lo cierto es que tiene una razón. Las pastas más pequeñas o diminutas son más aptas para las sopas, las de formas más llamativas para ensaladas, alargadas para salsas cremosas y grandes para ser rellenadas.

Dicen que fueron los panaderos alemanes del siglo XIII quienes crearon los fideos y empezaron a dar formas simbólicas a la masa, como pájaros, estrellas y espadas. Solo que estas figuras eran servidas como si fueran pan.

2. Te sientes mejor cuando la comes

Los carbohidratos son ricos en triptófano, lo que produce que aumente la serotonina en el cerebro. Este neurotransmisor se encarga de mantener correctamente nuestro estado de ánimo, por lo que somos más felices. Los carbohidratos se encuentran aún más presentes cuando la pasta se ha hecho con trigo integral.

Además, cuando la pasta se cocina “al dente” (dejando el centro un poco más crudo) tarda más en digerirse, por lo que al final te sientes lleno más tiempo y ayuda a mantener los niveles de azúcar más estables.

3. El origen de la pasta

Se dice que Marco Polo fue quien introdujo la pasta en Italia, pero lo cierto es que hay investigadores que lo atribuyen a los etruscos, en el 400 a.C. Y por si este dato no fuese sorprendente, la última teoría es que la civilización china ya consumía pasta allá por el 5.000 A.C.

4. La primera fábrica

En 1740, en la ciudad de Venecia, Paolo Adami obtuvo la licencia para abrir la primera fábrica de pasta. Unos cuantos años más tarde, en 1878, se inventó el purificador de Marsellais, que se encargaba de mejorar la sémola, y por tanto, la pasta en general.

5. La introducción de la pasta en los estados unidos

En EEUU, la primera fábrica de pasta se construyó en Brooklyn (1848) por un francés llamado Antoine Zerega. Las operaciones de la fábrica se llevaban a cabo con un caballo que estaba en el sótano y que alimentaba la maquinaria. ¿Te lo imaginas?

Dicen que Thomas Jefferson introdujo en el país los macarrones porque probó un plato en Nápoles que le encantó (Jefferson trabajaba como embajador de EEUU en Francia). Ordenó enviar a su país máquinas de hacer pasta y varias cajas de macarrones.

Si te han gustado estas curiosidades, ya puedes contarlas a tus amigos cuando vayáis a comer a La mafia se sienta a la mesa.

Granada San Matías
C/ San Matías 33 – 958 210 198

Granada Trajano
C/ Trajano 4 – 958 25 48 68

Córdoba
Avda. Gran Capitán 46 – 957 40 11 68

Málaga
C/ Compañía 5 – 952 216 861

Palma de Mallorca
Paseo de Mallorca 26 – 971 42 27 85

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.