Montse Pla: “Le debo mucho a los papeles de época, pero me siento mejor en series actuales”

Montse Pla se ha colado de lleno en los hogares españoles con la serie diaria de TVE Derecho a soñar. En ella, la actriz da vida al personaje de Madison, la novia de Jon Arias. En breve, la veremos en la gran pantalla protagonizando la última película de Marina Seresesky, Lo nunca visto. Recuerda bien ese título.

¿Qué nos cuentas sobre Madison?
Madison es una mujer fuerte, decidida. Con mucho carácter. Una abogada agresiva que siempre consigue lo que quiere. Su debilidad es su chico. Con él vive feliz en Chicago y hasta tienen planes de boda. Pero todo se viene abajo en el momento en el que Jorge (Jon Arias) tiene que volver a España y decide quedarse para poner en orden el bufete.

En TVE también trabajaste en ‘Seis hermanas’. De una serie de época a otra de la más rabiosa actualidad. ¿En qué papel te encuentras mejor?
Los papeles de época me encantan. Y yo les debo mucho. Pero es verdad que me encuentro más libre en series actuales. Ya sea por el lenguaje que se usa o por el vestuario. En las de época tienes que ceñirte a una forma de hablar, de vestirte, moverte… Es todo más constreñido.

Tras estar en ‘Ola de crímenes’ bajo la batuta de Gracia Querejeta, pronto estrenarás la última película de Marina Seresesky, con un papel protagonista.
Mi personaje se llama Latisha. Una mujer fuerte e impulsiva que se niega a estancarse y vivir una vida que a ella no le gusta en absoluto. Quiere crecer, ver mundo. Tener una vida mejor que la que tiene en su país. Busca una salida a todas las limitaciones que como mujer tiene en África. Quiere demostrarse a ella misma y a otras mujeres que se puede llegar a más.

¿Cómo ha sido trabajar con cabezas de cartel como Carmen Machi y Pepón Nieto?
No sólo ha sido un sueño cumplido, también todo un lujo y un aprendizaje.

Dicen que la interpretación es como una droga, y si es así, ¿qué te ha enganchado de ella?
La posibilidad de jugar a ser otro, de vivir otras vidas y provocar emociones en el espectador. Una vez que pruebas eso, ya no quieres parar. Los actores tenemos la necesidad de interpretar. De subirnos al escenario, de ponernos frente a una cámara. De contar historias. Meterte en la piel de otro. Jugar a ser. Eso engancha mucho. Desde que me subí por primera vez a un escenario con 10 años y pico, supe que eso era lo que quería. Al principio, cuando me ponía los trajes de mi madre o sus pelucas, simplemente jugaba a imitar lo que ella hacía. Fui consciente de lo que quería cuando entre cajas me di cuenta del efecto que ella causaba en la gente con sus chistes, sus trajes y las voces que ponía. Los hacía reír. Y también llorar de emoción. En ese momento algo cambió y cuando me ponía sus trajes o sus pelucas ya no era un juego para mí. Empecé a respetar y a querer esta profesión. Ahí me enganché.

¿Cuál es tu cualidad artística más elogiada?
Cuando un director me ha elogiado, lo recibo bien, pero nunca me quedo con los elogios. Siempre pienso que mañana puedo hacerlo aún mejor y sorprender a ese director. Quizá, te diría la energía y proyección vocal en el escenario y la relajación con la que actúo.

¿Los premios son tan importantes como dicen?
Son importantes porque suponen un reconocimiento por parte de la industria acerca de tu trabajo; son una confirmación de que lo estás haciendo bien y vas por el buen camino. Yo tuve la suerte de estar nominada a uno de los más prestigiosos premios de teatro de este país, los Premios Ercilla, por mi trabajo en Razas, de David Mamet, que fue además mi debut profesional en teatro. Aquella nominación me animó muchísimo y me estimuló a seguir trabajando duro. Sin embargo, creo que el mayor premio que le pueden dar a un actor es la continuidad laboral y el respeto de sus compañeros.

 ¿Cuál es esa peli que nunca te cansas de ver y de ver?
Tengo muchas pero Interestelar es una de ellas, la veo cada vez que la encuentro en algún canal.

Fuera del escenario ¿Doctor Jekyll o Mister Hyde?
Los dos son personajes muy interesantes en lo que a interpretación se refiere. En lo personal, depende del momento (sonríe).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.