SORAYA ARNELAS: “Akustika es un álbum hecho a capricho”

10 años encima de los escenarios es motivo más que suficiente para una gran celebración. Y justo eso es AKUSTIKA, una fiesta, un experimento, en definitiva, un proyecto muy especial en el que la artista extremeña hace un repaso por su discografía, “desnudándose” como nunca antes, para ofrecer a sus fans una revisión de los mejores temas de su carrera en formato acústico.

¿Qué tal Soraya? ¿Cómo te encuentras?

Muy contenta, trabajando mucho, empezando de nuevo, iniciando un nuevo ciclo en mi carrera. Se cumplen 10 años y de alguna manera me siento como si volviera a empezar porque regreso a una discográfica después de estar tres años y medio independiente. Parece que cada diez años es como si todo volviese y yo siento que me tengo que poner otra vez las pilas para esta nueva decena. Lo hago celebrando un aniversario porque pienso que las cosas hay que celebrarlas… Y qué mejor manera que hacer un repaso por mi discografía, pero desnudándome más que nunca; siempre me he acompañado de mucho sonido electrónico y ahora intento hacer mis temas desde un punto de vista más acústico, donde lo que prevalece sobre todo es mi voz.

¡Cómo pasa el tiempo!

¿Sabes qué pasa? Llega un momento en que te metes en un círculo de trabajo que al final no sabes si han pasado 10 o 15. Lo único que sé es que he trabajado mucho, la sensación del paso del tiempo no la tengo tan presente.

¿Suerte o tesón?

No, no, no, suerte no. No creo en absoluto en la palabra suerte. Toda la suerte viene provocada por algún estímulo. Las cosas llegan porque se provocan. Entonces, yo lo llamaría tesón, sacrificio y respeto -hacia el mercado y hacia el público-. Hay que buscar la oportunidad, aprovecharla y llevarla a cabo.

En todo este tiempo, ¿en qué has cambiado?

La palabra no sería cambiar sino evolucionar porque sigo siendo la misma, lo que pasa es que tengo 10 años más, el tiempo pasa para todos, tengo las mismas ilusiones de hace 10 años, pero desde un punto de vista más maduro. Siempre digo que el barómetro es mi madre, ella sabe si cambio o no cambio y para ella en esencia soy la misma. Indudablemente, ha habido un aprendizaje y un paso temporal (risas).

Eso sí, estás más guapa que nunca.

Absolutamente y no es una cuestión física, es algo que emana de dentro, una cuestión energética, de luz… Creo que hecho bien los deberes y ante un buen trabajo el paso del tiempo sienta bien porque he aprendido a superar mis miedos, mis nervios, me encuentro más cómoda que nunca con lo que hago, lo tengo todo más claro… El grado de la experiencia me relaja y cuando uno está relajado, todo fluye mucho mejor.

Ahora has regalado a tus fans un disco en acústico en el que revisas los temas más especiales de tu carrera. ¿Cómo ha sido esa elección?

A mí me gusta mucho contar con mi público y hace varios años ya lancé la noticia de que estaba dándole vueltas a este proyecto y pregunté a mis fans cuál sería el repertorio perfecto; ellos me mandaron algunas canciones, opinaban a través de las redes sociales… y yo fui tomando nota. Luego también te diría que he tenido en cuenta mis sensaciones a la hora de cantar ciertos temas en el escenario y aquellas canciones que dan más juego a nivel vocal. He recuperado temas en español, como Sin miedo, que son himnos que han curado muchas depresiones y han dado alegría a mucha gente; he rescatado el tema de Eurovision y baladas de mis primeros álbumes; he tratado de llegar a un público más variopinto. Son 10 años y ha sido como un cumpleaños en el que se reúne a toda la familia, a las personas a las que más quieres y con las que más disfrutas.

El disco está cuidado hasta el mínimo detalle…

Sí, es cierto, desde la elección de los músicos, las colaboraciones, el director que ha grabado el DVD, hasta el mejor técnico de sonido que hay en Madrid ahora mismo, Kako, que tiene dos Grammys. Es un álbum hecho a capricho que me ha costado mucha inversión de energía, y económica también, todos los ahorros de la última gira se han ido… Los aniversarios importantes hay que celebrarlos por todo lo alto. Yo podría haber sacado un recopilatorio de forma rápida, fácil y más barata, pero no, he querido hacer algo especial.

¿Cuáles son tus primeras sensaciones?

He recuperado muchos fans que se quedaron por el camino porque no entendían la música electrónica y que con el lanzamiento del single Mi mundo sin ti han vuelto a subirse al barco. También de respeto por parte de la profesión, de los periodistas, porque muchos han escuchado el disco, han visto el DVD y son conscientes de que es una súper producción (muy rara en estos tiempos de crisis). Y sobre todo, de satisfacción y de sorpresa; mucha gente se ha sorprendido porque es una producción muy grande para una artista que venía de una empresa pequeña, ahora he firmado con Universal, pero como te comentaba, he estado tres años y medio independiente. Ahora he vuelto con una discográfica porque cuando terminé este proyecto me di cuenta de que se me había ido de las manos, se había hecho demasiado grande y me había comido a mí, entonces necesitaba ponerlo en las mejores manos.

Hablabas de que ha sido una sorpresa para tus fans y no es para menos tratándose de un disco en acústico.

Yo digo que es mi pequeño experimento porque pasar de música dance a acústico es un poco raro… Pero hay muchas canciones que han ganado. Algunas de ellas en pistas de baile no dejaban de ser canciones del verano y de repente, al darle la vuelta, han ganado fuerza. La magia de la música es poder transformarla y reenamorarte de temas a los que inicialmente no habías prestado atención, y de repente, cuando los escuchas en acústico, todo cambia.

¿Qué tal gira?

Muy bien. Arrancamos en febrero en Valladolid. Estoy disfrutando muchísimo de los conciertos, se me pasan muy rápido. También estoy preparando mi gira de verano con la que pasaremos seguramente por Andalucía.

¿Seguirás sorprendiendo a tus fans?

Sí, yo creo que ese es mi compromiso con ellos y con el mercado de la música en España. Soy una artista que cambio de look, me adapto a mis álbumes y, en función de lo que salga, “se adapta el lagarto” (risas). No soy vaga en ese sentido y no me gusta dormirme en los laureles, siempre trato de dar una vuelta de tuerca a mis trabajos y sorprender.

Fotografías_ Javier Díaz de Luna

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.